Una joya de Plata de Ley puede durar toda la vida en perfecto estado siempre que se realice unos mínimos cuidados de la pieza.

 

LIMPIEZA DE TUS JOYAS

Uno de las mejores opciones para limpiar tus joyas es utilizando un jabon líquido suave y agua. Puedes ayudarte de un cepillo pequeño para una limpieza más profunda y llegar a las zonas más difíciles. Tras enjuagar la joya no olvides secarla con un paño suave y seco.

Existen trapos de felpa especialmente fabricados para la limpieza de plata que te ayudarán a mantener tu joya perfecta.

 

JOYAS CHAPADAS

Las joyas chapadas son más delicadas y deben de limpiarse con más cuidado para mantener el revestimiento de su superficie. Evita cualquier tipo de líquido o abrillantador para estas joyas porque puedes dañar su baño. Es normal que con el uso, el sudor, perfumes y rutina diaria vaya desgastándose el baño, si esto ocurre la mejor solución es darle otro baño de oro para que ¡vuelva a estar perfecta! Acércate a tu joyería y pregunta por la mejor opción.

 

CÓMO PROTEGER TUS JOYAS

La humedad, calor y el sudor no son buenos compañeros para tus joyas. Evita bañarte con ellas o llevarlas a la playa. El maquillaje, las cremas, la laca, el perfume y los agentes químicos del hogar pueden acelerar el proceso de manchado.

 

ALMACENAMIENTO DE TUS JOYAS

Las joyas deben almacenarse por separado en su estuche, bolsitas herméticas o en compartimentos individuales dentro de tu joyero. Nunca amontones tus joyas y evita mezclarlas.